IMG_0627

Quiero que me quieras

Mis viajes por los diez distritos de A Coruña con dos preguntas en el bolsillo, ¿qué Coruña quieres? y ¿si crees que la conseguirás en las municipales?, han servido para conocer las inquietudes de cien ciudadanos antes de las elecciones del 24 de mayo, antes de escoger con su voto la opción política que mejor se ajusta a lo que buscan, a lo que desean. Ahora que mis rutas concluyen, me pregunto: ¿qué quieren los partidos? ¿Y si cada cabeza de lista me dice qué ciudad persigue para ver si se parece, o no, a la de la gente? Este año los candidatos a alcalde o alcaldesa son casi tantos como uno de mis distritos, donde he hablado con diez personas, y en lugar de conseguir sus testimonios mientras camino por un barrio o acudo a un mercado, he concertado encuentros por correo electrónico, mensajes en redes sociales y llamadas a sus responsables de prensa. He tardado cinco días en conseguir que todos me hagan un hueco en sus campañas y reflejo sus puntos de vista del primero al último en atenderme. Para el “sondeo” exprimo el verbo querer y cambio la segunda pregunta que les hice a las cien coruñas por: ¿crees que la ciudad que quieres es la que quieren los ciudadanos? Y añado una tercera: ¿crees que la gente confiará en ti para lograr la ciudad que quiere? Empieza mi semana entre propaganda electoral, ruedas de prensa y mítines para ver si, al margen de los programas, los deseos de los aspirantes a liderar María Pita se ajustan a la realidad.

IMG_0617Quedo con SANTIAGO FOLLA-CISNEROS (Ciudadanos) en la entrada del Fórum Metropolitano. Me ha llamado personalmente para encajar su agenda con mis preguntas y sin dar muchas vueltas encuentra un hueco después de una entrevista en una radio local. Llega hablando por teléfono y dos llamadas le interrumpen mientras conversamos. “Quiero una Coruña transparente y pensada para los ciudadanos –propone–, una ciudad que represente a una sociedad del siglo XXI, que represente una democracia liberal de verdad y en la que estén por encima de todo las libertades, los derechos y las obligaciones de los ciudadanos”. Defiende que la marca Ciudadanos responde a una demanda social porque representa “una tercera vía de centro que fue la que pilotó la primera transición, lo digo bien –puntualiza– y creo que debe ser quien termine ahora la transición española, en el sentido de independencia de poderes y de democracia liberal”. Se describe como “una fuerza nueva, que no lleva nada en la mochila aparte de ilusión y ganas de trabajar”, formada por “profesionales preparados que se han buscado el plato de lentejas y que están acostumbrados a resolver problemas de la vida cotidiana” y que suplirán su falta de experiencia en la gestión municipal con “honradez y sentido común”.

olivaSigo en la zona de Cuatro Caminos porque mi segunda visita es con CARLOS OLIVA (UPyD) en la sede que el partido tiene en la calle de Benito Blanco Rajoy. “Me gustaría una Coruña más transparente”, pide el candidato de la formación magenta y trato de que mis ojos no se agranden demasiado para disimular que ha utilizado la misma petición y expresión que el número uno de la formación naranja con el que acabo de estar. Oliva continúa pidiendo más zonas verdes, mejor planeamiento urbanístico y mayor participación ciudadana. “Se ha perdido eso de la ciudad en la que nadie es forastero y me gustaría retomar esa Coruña para que fuésemos una familia como éramos antes, recuperar la ciudad en la que todos nos conocíamos y había una relación de amistad”. Siente que su deseo es compartido, reconoce que su formación ha tenido “una pequeña confrontación que no es agradable”, pero espera que los coruñeses se den cuenta de que “tenemos un plan, tenemos un equipo y la formación para llevar a cabo la ciudad que todos deseamos”. Mis preguntas le saben a poco y, después de apagar la grabadora del móvil, Carlos Oliva se interesa por mis rutas por los distritos de A Coruña, siempre con tono cordial y sin prisas por acabar. Recuerdo que he quedado con otro candidato en unos minutos y nos despedimos deseándonos suerte, yo a él con las urnas y él a mí con mi proyecto.

anidoLlego en hora a la cafetería “Arpa” de la calle de la Palloza, donde he quedado con ROBERTO MARTÍNEZ ANIDO (Alternativa dos Veciños) tras una conversación telefónica. Le espero fuera, como quedamos. Pasan cinco minutos, después diez, al llegar a los quince temo que se haya olvidado de mí y le llamo. Con sorpresa me responde que se ha despistado con el horario y me pide que le espere, que en diez minutos llega. Aparece con prisas, con bolsas de la compra en los antebrazos, propaganda electoral entre las manos y mil disculpas en la boca. Nos presentamos, pide un agua con gas y para recuperar el tiempo perdido acelera sus palabras. “Quiero una Coruña en la que los vecinos estén más presentes en la gestión municipal y en la que los concejales estén más en contacto con los ciudadanos, no sólo en la campaña electoral, sino en los cuatro años que están gestionando, y por eso proponemos que haya concejalías en cada barrio”. Cree necesario que los coruñeses se impliquen en los problemas de la ciudad “como hacen mis amigos de Oleiros” y que se cuente con los municipios del área metropolitana. “A Coruña no tiene sus fronteras en la mitad del puente de A Pasaxe –explica–, la punta de la playa de Santa Cristina es A Coruña, la lengua del arenal es un trocito de A Coruña. Realmente no hay fronteras, pertenecemos todos a una misma realidad económica y social y no hay una estructura que organice este espacio tan amplio”. Sobre si los electores confiarán en Alternativa dos Veciños para conseguir la ciudad que quieren, Martínez Anido responde que “nuestro problema es que somos una candidatura de última hora, pero los que nos conocen sí que nos respaldarán porque somos gente normal y de fiar, no vamos a hacer ninguna irregularidad, vamos a estar siempre en contacto con la gente como unos amigos más y como unos vecinos más”. Y continúa: “no persigo nada presentándome a las elecciones salvo estar cuatro años en el Ayuntamiento y hacer una llamada de atención a los políticos para que se acerquen más a los ciudadanos y no vivan en cotos cerrados, con esas peleas internas que nos tienen tan hartos. Tienen que ser normales, tienen que hacer vida normal y no vivir en un mundo aparte, hay que hacer de la política algo normal”. Cuando nos despedimos me regala uno de los programas que ha traído, me pide que me lo lea con calma y vuelve a disculparse por el retraso.

IMG_0623Cojo el primer taxi en dos meses de rutas para llegar a tiempo a la calle de la Merced, donde MAR BARCÓN (PSdeG-PSOE) tiene un acto de campaña. Al sentarme el conductor enciende la radio y suena “Take me to the church” de Hozier, uno de los temas escogidos por Discos Portobello para la banda sonora de ¿Qué Coruña Quieres? en las redes sociales, una señal. La candidata socialista me atiende después de repartir su programa entre los vecinos, antes de responder me enseña las manos y me pide un minuto para lavárselas, por sus dedos han pasado demasiados folletos. Estamos en el austero bar “Mi Tío” y nos sentamos en dos sillas pegadas de una mesa de cuatro. Barcón responde con el mismo tono intimista que emplea en algunos vídeos de la campaña Reiniciar Coruña, donde también habla de la ciudad que desea mientras conduce o visita un mercado. “Quiero una Coruña que atienda a las personas, que ponga a las personas en primer término y que responda a las necesidades de las familias y de los trabajadores. Una Coruña –continúa– innovadora porque nuestro futuro y nuestra capacidad de salir adelante pasa por la innovación. Una Coruña moderna, innovadora y que atienda a las necesidades de la gente”. Con tres síes y tres afirmaciones con la cabeza respalda que su visión de la ciudad coincide con la de la mayoría de los ciudadanos porque lo ha comprobado en los últimos años en sus visitas a los barrios. “Las personas han visto cómo perdían derechos –argumenta–, cómo perdían servicios públicos y la ciudad perdía posicionamiento. Cuando hablas con ellos lo que piden son servicios públicos para atender a las familias, educación, sanidad, servicios sociales, políticas de conciliación, oportunidades para sus hijos y recuperar el liderazgo que tenía la ciudad”. En su opinión, todo esto se podrá recuperar con el PSOE porque “obviamente los mejores momentos de la ciudad, los momentos en los que fue líder en Galicia y en España, en los que éramos referente en políticas sociales, culturales, educativas, en los servicios públicos, fueron liderados por el Partido Socialista. El nuevo resurgimiento de la ciudad también vendrá de la mano de un gobierno socialista”, afirma sin perder el tono pausado.

carrilEl portavoz de BNG Asambleas Abertas, XOSÉ MANUEL CARRIL, encuentra un hueco para hablar conmigo entre una entrevista radiofónica y una visita a Novo Mesoiro. Nos encontramos a las puertas de Radio Cuac, en el campus de A Zapateira, pero prefiere subir hasta la cafetería de la Facultad de Filología para hablar delante de un té verde. No pisaba este edificio desde la selectividad y el bar sigue igual de desangelado que cuando, nerviosa, trataba de pasar las pruebas de acceso a la universidad. “Quero todas as Coruñas que son a cidade da Coruña”, plantea. “Quero unha Coruña pública, na que o público sexa o máis importante fronte ao privado, e quero unha cidade mariñeira porque A Coruña naceu do mar e o seu futuro está precisamente no mar”. Añade que desea una ciudad más social y ética “para que a política se faga dende a veracidade e non dende a mentira”. Entre sus prioridades también figura impulsar los barrios frente “á imaxen metafórica e elitista da Mariña ou do Parrote” y destaca “A Coruña como cidade galega porque é o que é, hábitat natural da cultura e da lingua galegas”. Para mostrar que su visión no es un capricho o un deseo personal, Carril saca su programa y señala que sus 1.200 propuestas son el resultado de las reuniones de trabajo que, en los últimos cuatro años, ha tenido con los vecinos. “O programa é a Coruña que nos pide a xente cando falamos con eles. Non vamos aos sitios a propoñer, se non que primeiro preguntamos que queren para trasladalo a nosas propostas”, detalla. Con cierta cautela, antes de afirmar que la gente respaldará su candidatura, Carril puntualiza que en el anterior mandato los ciudadanos tuvieron “a confianza de chamarnos cada vez que había un conflicto da natureza que fora, e fumos alí, recollimos as súas propostas e trasladámolas”. Lo que le lleva a indicar que “o que sei con toda certeza é que a presencia do BNG nos barrios é natural, moi honesta, sincera e limpa, sen a utilización duns polos outros”.

marcosEl despacho de CARLOS MARCOS (Unión Coruñesa) en la calle de Riego de Agua está repleto de periódicos que, a juzgar por los marcadores de colores que asoman en algunas páginas, parecen clasificados. Con voz enérgica describe que quiere una ciudad “pujante, que retome el camino que abandonó hace más de diez años cuando entró en decadencia”. Sin apenas tomarse un respiro hila sus argumentos con soltura para destacar que “hay que olvidarse de que La Coruña (siempre utiliza la ele) puede progresar por inercia, hay que generar políticas proactivas para que nuestra ciudad recupere el liderazgo que siempre tuvimos en Galicia y por el que fuimos ejemplo para toda España”. Marcos se muestra convencido de que su visión cuenta con el respaldo de los ciudadanos porque estos días de campaña ha comprobado con “emoción y gratitud” que “el coruñesismo está más vivo que nunca en los barrios, la gente está asqueada de la política que se basa en la corrupción y desea que se inicie un tiempo nuevo para cumplir con el auténtico objetivo de un Ayuntamiento, que es la gestión municipal y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”. En la amplia sala de reuniones donde hablamos sólo estamos Marcos y yo, pero proyecta su discurso como si la habitación estuviese repleta de gente. “Nuestro proyecto aúna a personas de distintas sensibilidades con un denominador común. Siempre pongo un ejemplo: cuando vamos al fútbol y animamos al Deportivo, ponemos nuestro corazón y transmitimos nuestra energía al campo para que los jugadores defiendan los colores blanquiazules y nunca le preguntamos al que tenemos sentado a nuestro lado si es de izquierdas o de derechas o de centro, porque tenemos un objetivo común. Eso es lo que La Coruña del futuro tiene que recuperar, la inmensa energía de una ciudad que siempre ha sabido superar adversidades desde la unión”. Concluye que la formación que lidera es “una foto real de esa Coruña que sufre, pero que no se resigna, no aceptamos esta decadencia y le vamos a plantar cara a las adversidades, a la corrupción, al enchufismo y al despilfarro de dinero público que se está haciendo y que no atiende de verdad a los necesidades de los ciudadanos”. Antes de irme me regala un programa, me dedica un libro y me da una pelota antiestrés con forma de corazón y con el lema de su campaña para que, según dice, le trate con cariño.

garciaUn percance familiar retrasa mi encuentro con JOSÉ ADRIÁN GARCÍA ALONSO (Partido Animalista PACMA) un día. Me ha mandado varios mensaje y devuelto varias llamadas para justificar el cambio de planes, se nota que le incomoda alterar la cita. Nos encontramos donde estaba previsto, en el café Delicias, en el de siempre que hace esquina. Ante una botella de agua señala que quiere “una Coruña que sirva de ejemplo para el resto de Galicia y España sobre el trato a los animales. Quiero una Coruña consciente de que en la ciudad no sólo viven personas, si no que también viven animales. Es nuestra responsabilidad que convivamos de forma armónica y sin dañarnos los unos a los otros”. Su visión se amplía al indicar que anhela una urbe hecha “por y para los ciudadanos, que tenga más en cuenta a la gente que vive en ella y mucho más democrática, donde los presupuestos sean más participativos y donde se puedan plantear mociones en los plenos”. El aumento de votos de PACMA en las últimas elecciones europeas y andaluzas le lleva a creer que “la conciencia alrededor de los animales va en aumento, lo que sin duda es un paso para cambiar la sociedad”. “La gente se está dando cuenta –defiende– de que no sólo somos un partido animalista, nuestras políticas sociales son mucho más avanzadas que las que propone cualquier otra formación porque buscamos igualdad y que no se genere ningún tipo de discriminación”. García Alonso concluye que “ser animalista supone estar vinculado directamente al humanismo”.

IMG_0619La visita de Pablo Iglesias (Podemos), diversas entrevistas y varios actos de campaña hacen que tenga que esperar para hablar con XULIO FERREIRO (Marea Atlántica). Me atiende en la sede electoral de la calle Marqués de Pontejos tras hacer balance del ecuador de la campaña en una rueda de prensa donde hay más gente de la nueva formación que periodistas. “Quero unha Coruña onde todas as persoas teñan unha vida digna, que é para min o esencial. Onde a xente non sexa expulsada das súas casas, onde non haxa xente durmindo nos portais, onde todo o mundo poida comer tres veces ao día e onde a xente non estea a buscar desesperada un traballo”. Su lista de peticiones se amplía con más “lugares de esparexemento e de ocio, que non nos coman os coches e poidamos ter unha cidade máis vivible”. “E quero –señala por último– que se explote a creatividade, na que todo o que bole cultural e economicamente teña saída para gozar todos da riqueza compartida”. Ríe por primera vez cuando lanza un “claro” para explicar que cuenta con el respaldo de la gente porque su “proxecto político vai dirixido á maioría social e as cuestións que formulamos son compartidas por toda a poboación”. Sin matices, Ferreiro está convencido de que los coruñeses confiarán no en él, si no en toda la Marea, para lograr la ciudad que desean. “Somos xente normal, conectamos coa realidade, cos barrios e o centro. A xente estase a decatar de que Marea Atlántica non é só unhas siglas, ou unha ilusión, se non que detrás hai xente que sabe facer as cousas ben como estamos a demostrar na campaña”.

IMG_0628Después de ocho llamadas de teléfono, un mensaje de contestador, una conversación en persona y un par de correos electrónicos, termina la semana y no he logrado hacerme un hueco en la agenda de CARLOS NEGREIRA (Partido Popular). Me entero de que asistirá al primer día de rodaje de la película “María (y los demás)” en el NH Atlántico y le espero en la puerta del hotel para hacerle las mismas preguntas que al resto de candidatos. Mi presencia incomoda a su equipo, pero al salir me atiende. “Quiero una Coruña llena de oportunidades, donde todos podamos desarrollar nuestro proyecto personal. Quiero que todos podamos hacer lo que queremos y lo que más felices nos haga”. Considera que en su mano está poner los medios para que cada persona pueda escribir su historia. “Tenemos que hacer una ciudad más amable, más cuidada y que intente generar oportunidades de todo tipo”, describe. Durante la campaña ha notado “casi mejor ambiente que en 2011, hemos pasado por muchas cosas difíciles porque han sido cuatro años de muchas dificultades, pero hemos superado viejos problemas y creo que lo mejor está por venir”, lo que le lleva a confiar en lograr el respaldo de los electores.

 

 

A Coruña que quieren los candidatos pasa por ser más transparente, pegada a los barrios, que responda a las necesidades de las familias, que recupere su liderazgo, que respete a los animales, que garantice una vida digna y que esté llena de oportunidades. Folla-Cisneros, Oliva, Martinez Anido, Barcón, Carril, Marcos, García, Ferreiro y Negreira están convencidos de que sus alternativas responden a las necesidades de la gente, de que sus proyectos recogen lo que quieren los coruñeses. En la recta final de la campaña todos confían en contar con el respaldo de los electores, cinco lo aseguran y cuatro lo creen. Todos coinciden en que quieren que les quieras. Mi duda está en si el cariño, a diferencia del voto, se puede pedir.

María Figueiral

Sin comentarios

Publica un comentario

Share This