Que Coruña Quieres | Dándole voz a los vecinos de A Coruña
19169
home,paged,page,page-id-19169,page-template,page-template-blog-large-image,page-template-blog-large-image-php,paged-2,page-paged-2,et_monarch,,select-theme-ver-1.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.4.3,vc_responsive
image_00001

DISTRITO 3: El Ensanche y Cuatro Caminos quieren que el cemento desaparezca de los parques

1-Marta MuinoSale el sol en la plaza de Vigo y todos los niños –con sus padres, abuelos o tíos– se concentran en los juegos. La plaza queda dividida en dos: la zona con gente, en el tramo del bulevar del Registro Civil, y la zona donde no hay ni Dios, en el extremo opuesto donde la bancada con mosaicos a lo Gaudí contempla en solitario el tumulto. En los balancines hay turnos, en los columpios se pide la vez y en el castillo cualquiera pierde de vista a su hijo, sobrino o nieto con tanto subir y bajar. Da la sensación de que si toda esta plaza del distrito 3 estuviera llena de juegos también se llenaría de niños. MARTA MUÍÑO columpia a su niña sin perder de vista a su otro hijo. En general, le gusta la ciudad, pero desde que es madre se ha dado cuenta de que se necesita invertir más en mantenimiento. “Hay que mejorar la limpieza de los parques y ser algo más estrictos con los dueños de los perros porque los niños lo tocan todo y a veces está todo muy sucio”. Marta reconoce que no tiene fe ni en las municipales ni en los políticos porque “sólo les interesan las cuentas”. Y como ejemplo pone algo que no le entra en la cabeza y que conoce de primera mano por su profesión de pediatra. “Ves que gastan el dinero en cosas innecesarias en vez de solucionar asuntos tan importantes como la financiación de la vacuna del meningococo, donde no permiten su venta libre en farmacias y tampoco la incluyen en el calendario cuando hay niños que mueren de esto o se quedan con secuelas de por vida”. La joven tiene la sensación de que todos los recortes son en sanidad y educación, de que falta voluntad para solucionar los problemas reales y de que su voto en mayo no servirá de mucho.

LEER MÁS

0
Distrito 4

DISTRITO 4: Sagrada Familia quiere más ayudas sociales para atender su diversidad

1-Otilia CoteloEl mostrador de OTILIA COBELO Rumbo está decorado con claveles rosas que dan color a su impoluta carnicería en la calle Tornos, en el distrito 4. La vendedora se preocupa de tener siempre flores frescas porque le transmiten alegría y le sirven para olvidar que se ha quedado sola en la acera. “Estoy aislada porque todo alrededor está cerrado, no quedan negocios porque mantenerlos es muy complicado, hay que pagar muchos impuestos, asumir muchos gastos y tratar de vender”, describe. Sus clientes de siempre, los que cuida desde hace 35 años, le permiten mantener su negocio. A la hora de imaginarse qué Coruña quiere para el futuro Cotelo no es muy ambiciosa, le vale con que se mejore la limpieza de las calles porque “muchas veces tengo que baldear mi tramo y es una pena que no se cuiden más los barrios”. No sabe si conseguirá su pequeño deseo en las municipales de mayo y, sobre todo, no sabe en quién confiar para conseguirlo porque no se siente identificada con ningún partido y cree que “todo el mundo está a robar”.LEER MÁS

0
Distrito 5

DISTRITO 5: Riazor quiere más aulas de estudio para responder a las demandas de los universitarios

1-Carlos-DizEn el aula de estudio del Centro Universitario de Riazor, en el antiguo edificio del Empresariales, reina el silencio y los susurros. Es viernes y queda mucho para los exámenes que aceleran el pulso del distrito 5, así que hay sitio para estudiar solo y extender los apuntes sobre las mesas. CARLOS DIZ se toma un respiro en su doctorado en Antropología Social comiendo unas nueces en las escaleras exteriores con vistas al Instituto Salvador de Madariaga, al entrar me atiende y me da toda una lección sin pretenderlo. Diz quiere para el futuro una ciudad que esté “en proporción a su propia dimensión y potencialidad”. “Me gustaría una urbe pensada, construida e imaginada para la gente que la usa a diario y no para los que la fotografían cuando desembarcan unas horas y quieren llevarse un recuerdo, no quiero una ciudad de postal”. El joven defiende que en los últimos mandatos se ha querido jugar a “la liga de las grandes ciudades, de las ciudades marca, y se ha olvidado a la gente que da sentido y vida a los barrios”. El desarrollo de Eirís es para él un ejemplo de estas políticas porque se planea edificar más cuando “el INE dice que ya tenemos 19.900 viviendas vacías y, a cambio, se entierra un pasado rural y cultural que se podría potenciar”. Carlos Diz ve las elecciones como la primera piedra para “restar fuerza a los de arriba”, pero desde su punto de vista el cambio llevará tiempo porque “hemos sido educados y convertidos en mentes y cuerpos dóciles a propósito. Nos hemos acostumbrado –opina– a pedir y no hacer, a exigir y no proponer, tenemos miedo y todavía impera el dicho gallego que dice: máis vale malo coñecido que bo por coñecer”.

2-Alvaro-VilasEl tono pausado y algo hipnótico de Carlos me lleva a hablar con ÁLVARO VILAS GÓMEZ, que este año espera acabar sus estudios en Ingeniería de Obras Públicas. Para el joven se necesitan “más bibliotecas, o que se vuelvan a habilitar aulas para el estudio, porque en época de exámenes todo está saturado”. Vilas aprueba con un bien los servicios de la ciudad, pero cree que “hay obras como las de La Marina que en estos momentos sobran”. Antes de ir a votar y de decidir a quién, va a hacer los deberes y a leer los programas. Cree que su generación ha tomado conciencia de la importancia de la cita con las urnas, pero ve que todavía hay mucho desencanto. “Hay los dos extremos –describe–, los que están muy interesados y los que pasan de todo. Es como un nuevo bipartidismo, antes eras del PP o del PSOE, y ahora eres de los que van a votar o de los que pasan”. En la recta final de su carrera, Vilas Gómez ve que es probable que su futuro laboral esté fuera España porque “aquí encontrar un trabajo es difícil”, pero lo va a intentar y va a seguir formándose con la esperanza de poder ejercer su profesión en su ciudad.
LEER MÁS

0
Distrito 6

DISTRITO 6: La plaza de las Conchiñas quiere que la gestión municipal responda a las necesidades reales de los coruñeses

Vaya por delante que tengo debilidad por las plazas de abastos. Me gusta su ritmo, cómo se refleja la personalidad de cada vendedor en los puestos, me hacen gracia las respuestas con retranca a los clientes, agradezco los titulares que me regalaron hace algún tiempo y me entretiene el rifirrafe que siempre existe entre los gobiernos locales y los placeros. Llevo días pensando si aprovecho mi visita al distrito 6 para dejarme caer por el mercado de las Conchiñas. Hay una parte de mí que me dice que no, que no lo haga porque se me va a ver el plumero, pero la otra ha encontrado un argumento infalible para justificar mi elección: en mayo seguro que algún candidato se da un paseo por los mercados, así que yo también. Y aquí estoy, en plena calle Barcelona para conocer qué Coruña quieren diez vendedores de la instalación municipal.LEER MÁS

0