Distrito 7

DISTRITO 7: Os Castros quiere un cambio político que motive la creación de empleo

1-Jose-Silvolsa
Para recorrer el distrito 7 cambio de estrategia y me desplazo hasta Os Castros para ir de vinos. Me centro en el triángulo de tabernas que se concentran entre la avenida de Os Caídos y la calle Monte das Moas. Pasan unos minutos de las doce del mediodía y delante de una copa de vino blanco y una cunca de caldo, JOSÉ SILVOSA BARREIRO aguarda sentado por los amigos con los que se reúne varias veces por semana en la bodega “O Carreteiro” sin importarle esperar porque sabe que llegarán y, mientras, interviene a distancia en la charla de un grupo de habituales que toman un vino de pie. Con los antebrazos apoyados en la representativa mesa de piedra del local, Silvosa mira al futuro para defender que la prioridad de A Coruña debe ser el empleo y racionalizar el gasto público porque “estamos en crisis, hay mucha gente en paro y se están haciendo obras que a este ritmo van a tener que pagar los nietos”. Para vencer al desempleo propone que el Ayuntamiento adjudique el mantenimiento de los barrios a “empresas de aquí para que el dinero de todos se quede en casa”. La experiencia de los años le dice que “mientras no se resuelva la falta de trabajo no hay nada que hacer” y cree que va a ser muy difícil que la situación se solucione en las elecciones de mayo porque casi no queda tejido industrial. José me pide que le recuerde la fecha de las municipales y, al saber que serán justo un día después de regresar de un viaje a Canarias, dice que votará y que lo hará por su elección de siempre. Mostrando dotes de analista político, se atreve a vaticinar que “Carlos Negreira volverá a ganar pero sin mayoría, así que le va a pasar como a Susana Díaz en Andalucía”. Continúa con su radiografía para señalar que el actual alcalde no ha sabido transmitir los logros de su mandato, para defender los pactos entre formaciones porque garantizan la pluralidad, para desconfiar de las formaciones que quieren romper con todo y para reclamar que las concejalías estén dirigidas por “profesionales que sepan del tema y no por cualquier pelagato”. Silvosa Barreiro está jubilado, pero demuestra estar al tanto de la actualidad y tener carisma para contarla.

2-Santiago-DominguezDos mesas más hacia la cocina de la bodega, SANTIAGO DOMÍNGUEZ RODRÍGUEZ comparte charla y cañas con dos amigos que delegan en él responder a mis preguntas. “Hace falta una ciudad más habitable –afirma– tanto para los peatones como para los conductores porque la mayoría de los coruñeses somos las dos cosas y, sin embargo, no hacen más que prohibir y sancionar a los dueños de los coches”. Domínguez apoya que se amplíen las zonas de paseo sin olvidar la necesidades de aparcamiento en superficie y que no se repitan obras “absurdas como la supresión de la mediana de la calle del General Sanjurjo, que no molestaba a nadie, y que ahora motiva que uno se vuelva loco para encontrar un sitio donde aparcar”. Domínguez tiene decidido su voto, pero se muestra escéptico con el resultado porque “los votos sólo sirven para cambiar al que manda, venga el que venga todo va a seguir más o menos igual porque la mayoría está por lo mismo y tampoco creo en los mirlos blancos, los mirlos siempre son negros”, un comentario que motiva la risa de sus compañeros de mesa.

3-David-ReyDejo la bodega “O Carreteiro” para robarle unos minutos de DAVID REY de “Adega Acruña”. Rey quiere para el futuro “una ciudad que se aproveche de las nuevas tecnologías para potenciar el puerto, cuidar el poco tejido empresarial que queda, conservar el urbanismo, ampliar las zonas verdes y recuperar iniciativas culturales como el festival de cine”. El empresario no ve reflejadas sus preocupaciones en los programas electorales y tampoco se siente cien por cien identificado con ninguna formación. Así que irá a votar si le da la “venada” y sin esperar grandes cambios porque en su opinión “todo el mundo está desencantado”.

4-PabloA dos pasos, en “Adega de Jorge”, PABLO MARTÍNEZ LEMA ve que “A Coruña es una ciudad para vivir, pero para trabajar está fastidiado”. El hostelero cuenta su experiencia personal para describir las actuales dificultades laborales: “Llevo tres meses con la bodega y la monté porque llevaba cuatro años trabajando en Bélgica, quería volverme con mi mujer y mis hijas, y la única solución que encontré fue meterme en un negocio a modo de auto empleo, para poder sobrevivir”. A lo que ha hecho Pablo muchos le llaman ser emprendedor, pero el joven cree que más bien es ser “algo tonto porque no paras de pagar impuestos y no te ayudan en nada”. Para conseguir el traspaso de la taberna, que llevaba más de veinte años abierta, Martínez Lema tuvo que solicitar una nueva licencia, pagar arquitectos, conseguir un proyecto de obra y perder mucho tiempo, por lo que cree que se deberían de dar más facilidades para montar pequeños negocios. “Si a mí me va bien –justifica– también le irá bien a los que me suministran la mercancía, podré contratar a gente y generar riqueza”. Pablo Martínez defiende que hace falta un cambio para acabar con la crisis y activar la cadena del consumo, una pequeña revolución que puede empezar por dar paso a nuevas formaciones políticas y que debe extenderse al resto de la sociedad. Su años en Bélgica le han valido para tomar distancia y ver que “los españoles no somos como otros europeos, aquí nos quejamos mucho y criticamos, pero sólo nos movilizamos cuando nos afecta al bolsillo, se necesita un cambio de mentalidad para acabar con la picaresca en todos los niveles”, opina.

5-IsabelPor recomendación de Pablo, me dirijo al bar “Eche o que hai”, donde el ambiente está tan animado que me cuesta oír a ISABEL REIRIZ VARGAS cuando pide para el futuro una ciudad con “políticos responsables, con sentido común, que no sean corruptos y que luchen por los ciudadanos”. Reiriz alude a los cambios en el bulevar de General Sanjurjo y a las corridas de toros sin apenas seguidores como ejemplo del tipo de políticas que no quiere que se repitan desde María Pita. “Se necesita gente que gobierne con lógica –considera– que conozca la materia que tiene que defender y que actúe con criterio”. Isabel ya tiene decidido su voto, cree que “lo que hay ya no vale, así que hay que intentarlo con gente como los de Podemos para que los demás vean que no se puede seguir así”. Mientras converso con Isabel, nos escucha Moncho (a secas, sin apellido) que suscribe todas las palabras de su amiga y compañera de cañas. Como no quiere foto, Moncho no puede salir en la encuesta, pero hablo con él tanto como con Isabel así que creo que se merece unas líneas. En su opinión, ya es hora de que “los políticos estén al servicio de los ciudadanos y dejen de enriquecerse” y ve una utopía pensar que las elecciones puedan servir para depurar todo el sistema.

6-LaraLARA ABELEDO lidia con Isabel y Moncho, con las consumiciones, con el jaleo de los que juegan al futbolín, con los debates a pie de barra y todo sin perder el buen humor. Abeledo cree que A Coruña necesita más trabajo y que se motive “la apertura de tiendas pequeñas como las que había antes en la calle de San Andrés y se deje de pensar tanto en los centros comerciales”. Desencantada, desilusionada y con pocas esperanzas, Lara no irá a votar porque “ninguno se preocupa de verdad por el empleo y la gente, todos son iguales, todos son unos ladrones”, sentencia antes de dirigirse hacia el interior de la barra para continuar con el baile de la hora del aperitivo.

marta-jasminaLa cafetería “Burdeos” me parece un remanso de paz después de la juerga del “Eche o que hai”. MARTA ALEJANDRO y JASMINA ALDARIZ SILVA, propietaria y camarera, recogen las consumiciones y organizan la cocina mano a mano. Marta y Jasmina coinciden en su lista de prioridades: creen que se necesita más trabajo, más ayudas para la gente con dificultades económicas, medidas para erradicar la malnutrición infantil y más becas escolares. Los matices entre ellas están en el camino para conseguir todo esto. Marta cree que se necesita “más tiempo para un verdadero cambio y para limpiar todo lo que arrastramos”. La empresaria todavía no ha decidido la dirección de su voto, pero está convencida de que “los que están no se lo merecen”. Jasmina, sin embargo, lo tiene clarísimo: “El cambio sólo depende de Podemos porque son un punto de partida nuevo y gente como nosotros, trabajadores, que se lo han currado y que no van a robar”.

9-Jose-LuisLlegan clientes, escuchan los discursos de las dos mujeres y quieren participar. Sentado en uno de los taburetes de la barra, y ya con el café de después de comer, JOSÉ LUIS MORANDEIRA pide “más trabajo para mejorar la calidad de vida de las personas” y cree que este reto se puede conseguir “si se cambia a toda la gente que está ahora en el gobierno”. Jasmina se acerca a la zona desde donde habla este cliente para apoyar sus argumentos, escucha atenta. Morandeira defiende que “hay que cambiar el modo de administrar el dinero de todos, se necesitan políticos con más sentido común y pegados a los problemas reales de gente”. Jasmina asiente con la cabeza. José Luis reconoce que por sus venas corre sangre socialista, que por falta de motivación no fue a votar en las pasadas europeas y que la irrupción del partido de Pablo Iglesias le ha servido para conectarse de nuevo con la política y llenarse de ilusión. “Este año voto a Podemos para que cambie todo, en casa lo vamos a votar todos porque se necesita algo nuevo y que revolucione todo”, cuenta. A Jasmina le gusta tanto su punto de vista que hasta da pequeños saltos de alegría desde el interior de la barra. Las explicaciones traspasan María Pita, los argumentos van más allá de los programas para la alcaldía, es como si el 24 de mayo se presentaran Rajoy, Sánchez, Rivera o Iglesias.

10-EnriqueDesde una de las mesas del “Burdeos”, ENRIQUE AGUIAR MIRÁS asiste al debate en compañía de una copa de anís. Entre sus prioridades figura que haya “trabajo para todos, colegios públicos para todos los jóvenes y un nivel de vida adecuado para que la gente pueda defenderse”. Enrique cumple 85 años en mayo y votará por “los que vayan con Podemos porque se necesita un cambio, los que están ya nos han aburrido y necesitamos que las cosas cambien de verdad”. Aguiar sabe que va a contracorriente, cree que a la mayoría de la gente de su edad le asustan los planteamientos de las nuevas formaciones, pero a él no porque ahora ve que son “la única alternativa para defender los derechos de los pobres y, aunque no cumplan todo lo que dicen que quieren hacer, algo cambiarán y hay que luchar para conseguirlo”.

Termino la ruta por las bodegas, tascas, bares y cafeterías de Os Castros casi a la hora de la merienda con dos ideas claras: el empleo encabeza las prioridades de las personas con las que he hablado y hay ganas de apostar por nuevas alternativas políticas. Las municipales se llenan de argumentos de generales, a muchos no les importa si se presentan Negreira, Barcón, Carril o Ferreiro, el caso es apoyar al que respalde Podemos.

María Figueiral

Sin comentarios

Publica un comentario

Share This