Portadas_QCQ_Mapa

El cambio de la calle, los distritos lo sabían

Cambio. La palabra y petición que más he escuchado en los casi tres meses de rutas por los barrios para conocer qué Coruña quiere la gente ante las municipales es cambio, un giro que tras el escrutinio del 24 de mayo ya tiene cara y nombres (10 ediles Marea Atlántica, 10 Partido Popular, 6 PSdeG-PSOE y 1 BNG Asambleas Abertas). En la calle se sentía el vuelco electoral, los distritos lo sabían. LEER MÁS

1
IMG_0627

Quiero que me quieras

Mis viajes por los diez distritos de A Coruña con dos preguntas en el bolsillo, ¿qué Coruña quieres? y ¿si crees que la conseguirás en las municipales?, han servido para conocer las inquietudes de cien ciudadanos antes de las elecciones del 24 de mayo, antes de escoger con su voto la opción política que mejor se ajusta a lo que buscan, a lo que desean. Ahora que mis rutas concluyen, me pregunto: ¿qué quieren los partidos? ¿Y si cada cabeza de lista me dice qué ciudad persigue para ver si se parece, o no, a la de la gente? Este año los candidatos a alcalde o alcaldesa son casi tantos como uno de mis distritos, donde he hablado con diez personas, y en lugar de conseguir sus testimonios mientras camino por un barrio o acudo a un mercado, he concertado encuentros por correo electrónico, mensajes en redes sociales y llamadas a sus responsables de prensa. He tardado cinco días en conseguir que todos me hagan un hueco en sus campañas y reflejo sus puntos de vista del primero al último en atenderme. Para el “sondeo” exprimo el verbo querer y cambio la segunda pregunta que les hice a las cien coruñas por: ¿crees que la ciudad que quieres es la que quieren los ciudadanos? Y añado una tercera: ¿crees que la gente confiará en ti para lograr la ciudad que quiere? Empieza mi semana entre propaganda electoral, ruedas de prensa y mítines para ver si, al margen de los programas, los deseos de los aspirantes a liderar María Pita se ajustan a la realidad.LEER MÁS

0
Distrito 1

DISTRITO 1: La plaza de María Pita quiere que la irrupción de nuevas fuerzas motive más pactos entre partidos

Último distrito, últimas diez personas y últimas peticiones. Centro mi búsqueda de los diez testimonios que completan mis recorridos por A Coruña en la plaza de María Pita, símbolo del distrito 1 y de todos los demás. De alguna manera O Ventorrillo, Vioño, Novo Mesoiro, Eirís, Os Castros, la plaza de las Conchiñas, Sagrada Familia, el campus de Riazor, Cuatro Caminos y Monte Alto confluyen aquí porque, en unos días, de los votos de cada barrio, de cada ciudadano, saldrá el equipo de gobierno que ocupará el Palacio Municipal para los próximos cuatro años. El edificio modernista actúa como telón de fondo de las últimas conversaciones, empieza la cuenta atrás para llegar a las cien coruñas que forman ¿qué Coruña quieres?LEER MÁS

0
Distrito 2

DISTRITO 2: Monte Alto quiere recuperar las tradiciones para lograr una ciudad más auténtica

angel-aurea

En los bancos de la fachada principal de la Asociación de Vecinos de Monte Alto, ÁNGEL RODRÍGUEZ NOVO y ÁUREA CAMBÓN CALVO se protegen del sol con unos improvisados y llamativos cucuruchos de papel de periódico. Las noticias han acabado en su cabeza, pero no se la rompen, y tampoco les importa parecer gnomos porque los rallos ciegan y su charla les aísla de las miradas. Ángel colabora en la organización de las excursiones del centro cívico a las que asiste Áurea con su marido, se han encontrado cuando ella se dirigía al dentista y conversan antes de que llegue la hora de la consulta. Me hacen un hueco en el banco y dejan que mis preguntas se cuelen en su mañana. Rodríguez quiere para el futuro “la ciudad que hay ahora mismo, pero con mejor reparto de las obras porque en el centro se hace mucho mientras que en el Campo de Marte, por ejemplo, reforman muy poco y a veces no hay ni donde sentarse”. Cambón pide que se instalen aseos en los parques y que aumente la presencia policial porque “hay mucho vandalismo y a veces cuando se hace de noche no puedes caminar tranquilo”. Su amigo apunta que “ahora no ves a un guardia por la calle y pasas por el cuartel de Orillamar y están todos los coches de patrulla aparcados”. Y ella responde: “eso es para recortar gastos, no ves que recortan en todos los servicios”. El debate a dos se calienta y no por el tono, que en todo momento es amistoso, sino por el calor y estoy por pedirles que me presten un rato uno de sus cucuruchos, ahora entiendo que les dé lo mismo el qué dirán. Ninguno irá a votar en mayo porque “ves que es mentira tras mentira –dice Ángel–, todos roban, no hay vergüenza y aquí no pasa nada”, a lo que Áurea añade que “los políticos no tienen en cuenta a la gente y te desanimas porque lo que hacen no tiene nada que ver con lo que necesitas”.LEER MÁS

0
image_00001

DISTRITO 3: El Ensanche y Cuatro Caminos quieren que el cemento desaparezca de los parques

1-Marta MuinoSale el sol en la plaza de Vigo y todos los niños –con sus padres, abuelos o tíos– se concentran en los juegos. La plaza queda dividida en dos: la zona con gente, en el tramo del bulevar del Registro Civil, y la zona donde no hay ni Dios, en el extremo opuesto donde la bancada con mosaicos a lo Gaudí contempla en solitario el tumulto. En los balancines hay turnos, en los columpios se pide la vez y en el castillo cualquiera pierde de vista a su hijo, sobrino o nieto con tanto subir y bajar. Da la sensación de que si toda esta plaza del distrito 3 estuviera llena de juegos también se llenaría de niños. MARTA MUÍÑO columpia a su niña sin perder de vista a su otro hijo. En general, le gusta la ciudad, pero desde que es madre se ha dado cuenta de que se necesita invertir más en mantenimiento. “Hay que mejorar la limpieza de los parques y ser algo más estrictos con los dueños de los perros porque los niños lo tocan todo y a veces está todo muy sucio”. Marta reconoce que no tiene fe ni en las municipales ni en los políticos porque “sólo les interesan las cuentas”. Y como ejemplo pone algo que no le entra en la cabeza y que conoce de primera mano por su profesión de pediatra. “Ves que gastan el dinero en cosas innecesarias en vez de solucionar asuntos tan importantes como la financiación de la vacuna del meningococo, donde no permiten su venta libre en farmacias y tampoco la incluyen en el calendario cuando hay niños que mueren de esto o se quedan con secuelas de por vida”. La joven tiene la sensación de que todos los recortes son en sanidad y educación, de que falta voluntad para solucionar los problemas reales y de que su voto en mayo no servirá de mucho.

LEER MÁS

0
Distrito 4

DISTRITO 4: Sagrada Familia quiere más ayudas sociales para atender su diversidad

1-Otilia CoteloEl mostrador de OTILIA COBELO Rumbo está decorado con claveles rosas que dan color a su impoluta carnicería en la calle Tornos, en el distrito 4. La vendedora se preocupa de tener siempre flores frescas porque le transmiten alegría y le sirven para olvidar que se ha quedado sola en la acera. “Estoy aislada porque todo alrededor está cerrado, no quedan negocios porque mantenerlos es muy complicado, hay que pagar muchos impuestos, asumir muchos gastos y tratar de vender”, describe. Sus clientes de siempre, los que cuida desde hace 35 años, le permiten mantener su negocio. A la hora de imaginarse qué Coruña quiere para el futuro Cotelo no es muy ambiciosa, le vale con que se mejore la limpieza de las calles porque “muchas veces tengo que baldear mi tramo y es una pena que no se cuiden más los barrios”. No sabe si conseguirá su pequeño deseo en las municipales de mayo y, sobre todo, no sabe en quién confiar para conseguirlo porque no se siente identificada con ningún partido y cree que “todo el mundo está a robar”.LEER MÁS

0
Distrito 5

DISTRITO 5: Riazor quiere más aulas de estudio para responder a las demandas de los universitarios

1-Carlos-DizEn el aula de estudio del Centro Universitario de Riazor, en el antiguo edificio del Empresariales, reina el silencio y los susurros. Es viernes y queda mucho para los exámenes que aceleran el pulso del distrito 5, así que hay sitio para estudiar solo y extender los apuntes sobre las mesas. CARLOS DIZ se toma un respiro en su doctorado en Antropología Social comiendo unas nueces en las escaleras exteriores con vistas al Instituto Salvador de Madariaga, al entrar me atiende y me da toda una lección sin pretenderlo. Diz quiere para el futuro una ciudad que esté “en proporción a su propia dimensión y potencialidad”. “Me gustaría una urbe pensada, construida e imaginada para la gente que la usa a diario y no para los que la fotografían cuando desembarcan unas horas y quieren llevarse un recuerdo, no quiero una ciudad de postal”. El joven defiende que en los últimos mandatos se ha querido jugar a “la liga de las grandes ciudades, de las ciudades marca, y se ha olvidado a la gente que da sentido y vida a los barrios”. El desarrollo de Eirís es para él un ejemplo de estas políticas porque se planea edificar más cuando “el INE dice que ya tenemos 19.900 viviendas vacías y, a cambio, se entierra un pasado rural y cultural que se podría potenciar”. Carlos Diz ve las elecciones como la primera piedra para “restar fuerza a los de arriba”, pero desde su punto de vista el cambio llevará tiempo porque “hemos sido educados y convertidos en mentes y cuerpos dóciles a propósito. Nos hemos acostumbrado –opina– a pedir y no hacer, a exigir y no proponer, tenemos miedo y todavía impera el dicho gallego que dice: máis vale malo coñecido que bo por coñecer”.

2-Alvaro-VilasEl tono pausado y algo hipnótico de Carlos me lleva a hablar con ÁLVARO VILAS GÓMEZ, que este año espera acabar sus estudios en Ingeniería de Obras Públicas. Para el joven se necesitan “más bibliotecas, o que se vuelvan a habilitar aulas para el estudio, porque en época de exámenes todo está saturado”. Vilas aprueba con un bien los servicios de la ciudad, pero cree que “hay obras como las de La Marina que en estos momentos sobran”. Antes de ir a votar y de decidir a quién, va a hacer los deberes y a leer los programas. Cree que su generación ha tomado conciencia de la importancia de la cita con las urnas, pero ve que todavía hay mucho desencanto. “Hay los dos extremos –describe–, los que están muy interesados y los que pasan de todo. Es como un nuevo bipartidismo, antes eras del PP o del PSOE, y ahora eres de los que van a votar o de los que pasan”. En la recta final de su carrera, Vilas Gómez ve que es probable que su futuro laboral esté fuera España porque “aquí encontrar un trabajo es difícil”, pero lo va a intentar y va a seguir formándose con la esperanza de poder ejercer su profesión en su ciudad.
LEER MÁS

0
Distrito 6

DISTRITO 6: La plaza de las Conchiñas quiere que la gestión municipal responda a las necesidades reales de los coruñeses

Vaya por delante que tengo debilidad por las plazas de abastos. Me gusta su ritmo, cómo se refleja la personalidad de cada vendedor en los puestos, me hacen gracia las respuestas con retranca a los clientes, agradezco los titulares que me regalaron hace algún tiempo y me entretiene el rifirrafe que siempre existe entre los gobiernos locales y los placeros. Llevo días pensando si aprovecho mi visita al distrito 6 para dejarme caer por el mercado de las Conchiñas. Hay una parte de mí que me dice que no, que no lo haga porque se me va a ver el plumero, pero la otra ha encontrado un argumento infalible para justificar mi elección: en mayo seguro que algún candidato se da un paseo por los mercados, así que yo también. Y aquí estoy, en plena calle Barcelona para conocer qué Coruña quieren diez vendedores de la instalación municipal.LEER MÁS

0
Distrito 7

DISTRITO 7: Os Castros quiere un cambio político que motive la creación de empleo

1-Jose-Silvolsa
Para recorrer el distrito 7 cambio de estrategia y me desplazo hasta Os Castros para ir de vinos. Me centro en el triángulo de tabernas que se concentran entre la avenida de Os Caídos y la calle Monte das Moas. Pasan unos minutos de las doce del mediodía y delante de una copa de vino blanco y una cunca de caldo, JOSÉ SILVOSA BARREIRO aguarda sentado por los amigos con los que se reúne varias veces por semana en la bodega “O Carreteiro” sin importarle esperar porque sabe que llegarán y, mientras, interviene a distancia en la charla de un grupo de habituales que toman un vino de pie. Con los antebrazos apoyados en la representativa mesa de piedra del local, Silvosa mira al futuro para defender que la prioridad de A Coruña debe ser el empleo y racionalizar el gasto público porque “estamos en crisis, hay mucha gente en paro y se están haciendo obras que a este ritmo van a tener que pagar los nietos”. Para vencer al desempleo propone que el Ayuntamiento adjudique el mantenimiento de los barrios a “empresas de aquí para que el dinero de todos se quede en casa”. La experiencia de los años le dice que “mientras no se resuelva la falta de trabajo no hay nada que hacer” y cree que va a ser muy difícil que la situación se solucione en las elecciones de mayo porque casi no queda tejido industrial. José me pide que le recuerde la fecha de las municipales y, al saber que serán justo un día después de regresar de un viaje a Canarias, dice que votará y que lo hará por su elección de siempre. Mostrando dotes de analista político, se atreve a vaticinar que “Carlos Negreira volverá a ganar pero sin mayoría, así que le va a pasar como a Susana Díaz en Andalucía”. Continúa con su radiografía para señalar que el actual alcalde no ha sabido transmitir los logros de su mandato, para defender los pactos entre formaciones porque garantizan la pluralidad, para desconfiar de las formaciones que quieren romper con todo y para reclamar que las concejalías estén dirigidas por “profesionales que sepan del tema y no por cualquier pelagato”. Silvosa Barreiro está jubilado, pero demuestra estar al tanto de la actualidad y tener carisma para contarla.LEER MÁS

0
D8

DISTRITO 8: Eirís quiere políticas de apoyo al pequeño comercio para revitalizar las calles

1-Carmen BuyoUn intenso olor a pan de verdad me recibe en la panadería “Buyo” de la avenida de Monelos. El aroma va acompañado de una atmósfera blanca llena de harina que hace que los pies resbalen. Desde la puerta se ve el obrador, las prisas por cumplir con los pedidos y la cadena de bandejas repletas de barras que esperan su momento para entrar al horno. En el mostrador de madera CARMEN BUYO MELLIZ atiende a los clientes sin preguntar lo que quieren porque ya conoce sus gustos y, en sus pocos ratos libres, mira hacia el interior del taller para contemplar orgullosa el trabajo de su hijo, al que llama jefe. “Me gustaría una ciudad con progreso –pide– donde la gente tenga trabajo, donde haya más ventas para que todos podamos vivir mejor y sin miedo”. Buyo cuenta que es hija, nieta y biznieta de panaderos, que el negocio “va tirando porque la gente aún valora el pan artesanal” y, cuando su hijo se asoma para escuchar nuestra conversación, bromean para reconocer que la crisis a veces les hace reír y llorar. Carmen Buyo duda de que se pueda conseguir una ciudad más estable tras las elecciones y siente que es responsabilidad de “los políticos que haya más empleo y que se creen más puestos para que la gente pueda vivir dignamente, sobre todo, la juventud”.
LEER MÁS

0